Gracias a Dios y a nuestra familia unida, a los amigos y hermanos de la vida por las diferentes expresiones y manifestaciones de solidaridad en la dura separación de nuestra madre buena, ahora junto a mi Padre alumbrará el porvenir, hasta luego Evaristo y Teresa, los amamos infinita y eternamente. Gratitud por su humildad y grandeza, el mejor legado para la humanidad. Nuestra eterna Bendición…! TU HIJO BLAGDIMIR